dilluns, 6 de febrer de 2017

Ve una onada 6/2/2017 Enric Sierra. La Vanguardia

Ve una onada
La Vanguardia 6/2/2017

ENRIC SIERRA

L’últim temporal ha deixat fet una coca bona part del litoral de Catalunya. Per això, els alcaldes de les poblacions afectades han demanat a les administracions competents (Generalitat i Govern central) ajuts per reparar els danys i afrontar la temporada turística d’estiu en condicions. Però alhora, ja s’han aixecat veus d’experts que alerten d’aquest erroni procedir que porta sis­temàticament a llançar diners públics al mar perquè no s’atenen els informes ­científics que alerten dels efectes del canvi climàtic al nostre país. Sense anar més lluny, la setmana passada es va ­presentar l’últim estudi que analitza el progressiu augment del nivell del mar i com aquest fenomen influeix a la costa catalana.

Malgrat el que digui el nou president dels Estats Units quan nega el canvi climàtic, a Catalunya ha pujat el nivell del mar en els últims cinquanta anys i, segons els estudis més recents, ho continuarà fent a un ritme més alt o més baix en funció de la rapidesa dels canvis del clima. No obstant això, estem parlant que cada any es registra un augment i que l’increment total oscil·larà entre els 18 i 82 centímetres el 2100, segons les prediccions més optimistes i pessimistes, respectivament. Si tenim en compte que Catalunya té 150 quilòmetres de litoral urbanitzat amb passejos marítims, carreteres, vies de tren, ports i edificis, no s’ha de ser Einstein per concloure que estem davant d’un greu problema.

Les imatges de l’últim temporal són un símptoma del que està per arribar. El carril bici de Pineda destrossat o el càmping de Malgrat de Mar inundat són exemples del futur que ens espera. Per això les administracions han d’actuar amb previsió i no pensar a reconstruir infraestructures al mateix lloc i amb les mateixes febles característiques perquè el pròxim cop de mar se les carregarà. Soc conscient que l’estiu està a la cantonada i que el negoci del turisme és capital per al nostre país. Per això comprenc les presses per abordar les reparacions. Però també és necessari que abans de fer-les es comenci a considerar l’escenari futur a mitjà termini. Per exemple, els passejos i vials cal allunyar-los de la primera línia de la costa.

Més preocupant és l’afectació de l’ avanç del mar en la infraestructura ferroviària que transcorre paral·lela al litoral. Són molts els viatgers dels trens de Rodalies que als últims temporals han vist com les onades impactaven contra els vagons i banyaven literalment els passatgers que hi havia al seu interior. També hem vist imatges inquietants de l’estructura que suporta les vies del tren a punt de ser descalçada per la força del mar. No estem davant d’una broma, ni davant d’un episodi excepcional perquè es repeteix cada vegada amb més freqüència. És fonamental la prevenció i la planificació a mitjà i llarg termini tenint en compte la inexorable evolució del clima per molt que ens costi d’acceptar-ho.


I més sobre el tema...


Adéu a la platja del Molí (Canet-Sant Pol)


Los científicos temen por la estabilidad costera de España
EFE 6/2/2017

Efefuturo.- El calentamiento global a largo plazo puede tener unos efectos muy negativos sobre el territorio español, especialmente sobre la estabilidad de las líneas de costa, altamente pobladas en España, según ha alertado el catedrático de Geología Marina de la Universidad de Barcelona (UB) Miquel Canals.

 Zona de rocas del litoral de Roses (Girona), en la Costa Brava. EFE/Robin Townsend

El profesor Canals, que lidera el Grupo de Investigación Consolidado de Geociencias Marinas de la UB, ha señalado, en una entrevista con Efe, que este es uno de los puntos clave de la investigación marina, una disciplina que se ocupa de investigar el 66 % de la superficie del planeta, la parte más desconocida, el océano.

“Única y global, esta masa de agua que ocupa unos 361 millones de kilómetros cuadrados ha sido el gran aliado en la lucha contra el calentamiento global durante décadas”, pues diversos estudios certifican que desde los años setenta mares y océanos han absorbido hasta el 90 % del calor adicional producido por los humanos y un tercio del dióxido de carbono emitido, ha señalado el geólogo.

“Se trata de un tema de presión parcial de dióxido de carbono en la atmósfera, pues cuando hay mucho, éste pasa al agua, que ejerce de regulador”, ha apuntado Canals, que ha advertido de que esta respuesta no queda libre de efectos secundarios.

Estos efectos secundarios se producen cuando grandes cantidades de este gas en el agua provocan su acidificación y deterioran y “enferman” el hábitat de los ecosistemas marinos, como sucede con el blanqueamiento de los arrecifes de coral, que pueden acabar “literalmente, muertos de hambre”.

De hecho, el experto ha explicado que el Mediterráneo occidental es la región marina que tiene en sus zonas profundas más cantidad de dióxido de carbono de origen antropogénico acumulado del mundo, debido a que está rodeado de humanidad y a los procesos de hundimiento de aguas frías y densas que aquí se producen, lo que impide la salida del CO2 hacia el Atlántico por Gibraltar.

 EFE/Ian Salas

Cambio climático en España

La semana pasada se presentó en Barcelona el Tercer Informe sobre Cambio Climático en Cataluña, que revela que la temperatura media en esta comunidad ha aumentado cerca de dos grados desde 1900 y 1,55 grados desde 1950, coincidiendo este último período con un incremento exponencial de la demografía en todo el mundo, un factor que Canals ha calificado como “la madre de todos los problemas”.

Los científicos alertan de las consecuencias directas del calentamiento global, como la fusión de los casquetes polares y los glaciares, la expansión térmica del agua y el consiguiente aumento del nivel del mar, además incrementarse los temporales marítimos, que, auguran, tendrá como efecto una erosión en las playas, que ahora ya pierden entre 60 y 90 centímetros anuales.

En este sentido, Canals no ha descartado que España pueda tener refugiados climáticos en los próximos años y, de hecho, ha sostenido que los largos períodos de sequía en las zonas semiáridas del sureste peninsular ya fueron, junto con muchos otros factores, especialmente los económicos, los causantes de las masivas migraciones que se produjeron en España en los años sesenta.

“Esto es como el hielo que hay hundido y del que sólo ves la punta del iceberg”, ha expresado el experto.

Riesgos y soluciones

Canals ha pedido una mayor concienciación social y menores dosis de consumismo para afrontar lo que el último Foro Económico Mundial, que se celebró el año pasado en Davos (Suiza), tildó de principal riesgo global para la próxima década, por delante de la inestabilidad política, las armas de destrucción masiva, las crisis del agua o las migraciones involuntarias.

Entre los proyectos que hoy lideran la investigación marina figuran la inyección de dióxido de carbono en reservorios del fondo marino, la explotación de los hidratos de gas, cuyas reservas mundiales duplican las del petróleo, gas natural y carbono juntos, o la limpieza de los más de cinco trillones de fragmentos de plástico que flotan actualmente en el océano.

Canals ha recordado que fue precisamente un informe de Davos el que alertó de que en pocos años la cantidad de basura marina superará la de peces en el mar.

Residuos plásticos acumulados en una playa. EFE/Alex Hofford

En referencia a Cataluña, que aglutina más del 50 % de la investigación marina de España y atrae la mayor parte de la inversión foránea, Canals ha incidido en la necesidad de destinar más recursos a la investigación de esta disciplina, que, según el catedrático, se sustenta hoy “con grandes dosis de voluntarismo”.

También ha apelado a un mayor respeto del entorno marino español, que cuenta con el 5 % de la diversidad biológica marina mundial, unas 200.000 especies, de las que sólo el 8,6 % están protegidas. EFE